madurez

..
Naturalmente ya había pasado por el quiebre de los padres omnipotentes, ya me habían demostrado que podían equivocarse, podían proceder de manera errónea. Ya había asistido a esa soledad que le deja a uno saber de su incompletud e imperfección. Pero desde aquella tarde, o tal vez desde algún pretérito indefinido, había comenzado a tomar sus palabras como señales, y a tenerlas en cuenta como si fuesen nacidas en una boca angelical.

1 comentario:

  1. Creo que el título resume todo y eso esta buenísimo. Creo en lo particular que es una linda situación esa de saberse imperfecto y vivir con ello, tranquilo.

    Hacer rato que quería dejarte un comentaario porque al igual que vos me faltan unos meses cortitos para ser médica (estoy en el iar) y muchas veces me pregunto como conjugar el amor por las palabras con el amor por la medicina. ES lindo esto de conocer colegas en dos cossas

    Muchos saludos

    Nadina

    ResponderEliminar